Asociación por los Derechos de Animales Abandonados
Association for the Rights of Abandoned Animals
CIF: G29463635

Nuestros Exitos

Finales felices: Shola y Cookie

"¿Por dónde se empieza cuando te planteas hacerte con un perro? ¿Piensas en la raza - tamaño, carácter, apariencia? ¿Te centras en la última raza de moda? ¿O simplemente ves un cachorrito y piensas '¡Oh, qué cosita tan mona! ¡¡Lo necesito!!' y seis meses más tarde decides que tus alfombras y tus muebles son más importantes y que el cachorrito en realidad no es tan mono y lo llevas a un refugio, o algo per?

"Por desgracia, hay miles de perros que acaban en refugios o abandonados a su suerte cada día en todo el mundo. El cachorrito que era tan mono crece y se convierte en un perro adulto que posiblemente no tenga modales, no sepa confiar en un humano ni cómo va a conseguir su próxima comida. Es la desagradable realidad. Y es donde asociaciones como ADANA entran en escena, y hacen magia.

"Mi marido y yo llevábamos un tiempo planteándonos hacernos con un perro, pero nos preocupaba la clásica excusa de 'estar atados'. Yo seguía mirando los perros disponibles en varios refugios, por si acaso, ya que estoy jubilada y sola en casa mientras mi marido trabaja. Entonces, una tarde, de casualidad topé con la foto de Shola en la página de Facebook de Adana. Se la mostré a mi marido y le dije '¿estás seguro de que no podemos tener un perro pequeño?' Tras discutirlo, decidimos que tenía que venirse con nosotros. Un maravilloso voluntario de Adana la llevó desde España a Peterborough, Inglaterra, así que pudimos conducir desde Escocia y recogerla. Aunque resultó ser más grande de lo que esperábamos, fue amor a primera vista.

"Shola tenía unos ochos meses cuando la adoptamos. Cuando llegamos a casa, las primeras semanas estuvimos ocupados aprendiendo a comunicarnos. Tuvimos que aprender sus señales para cuando necesitaba salir, y ella tuvo que aprender nuestras versiones americana y escocesa del inglés, en lugar del español que ya había aprendido. La llamamos 'El tornado blanco' porque es muy rápida: si no quiere que la atrapes, ¡es imposible atraparla! Intentó jugar con nuestro gato de bengala de 8 años, Shere Khan, pero este no se mostró muy receptivo a los rápidos movimientos de Shola, sus largas patas y su deseo de sentarse encima de su cabeza felina. Por suerte para Shola es un gato tolerante que nunca le enseñó las uñas, limitándose a bufar y a maullar con descontento. Shere Khan soportó esta tortura durante casi seis mese, hasta que encontré otra foto de un perro de Adana que se parecía mucho a Shola: Cookie.

"A mi marido y a mí nos llamó la atención lo que se parecen Shola y Cookie y nos preguntamos si serían hermanas, ya que son de la misma edad y ambas fueron encontradas en la puerta de Adana, aunque a horas diferentes, y ambas tienen las patas muy largas. Durante las siguientes semanas, feliz con SHola y sin nuevos post acerca de Cookie, asumí que alguien la había adoptado. Entonces cometí el error (?!) de enseñarle a mi marido el post de Adana en el que contaban que nadie quería a Cookie ¡porque tenía las patas muy largas! ¡No nos lo podíamos creer! Si estaba relacionada con Shola y tenía la mitad de su maravillosa personalidad, no entendíamos que no hubiese una cola de gente esperando adoptarla. Poco después mi marido decidió que Cookie tenía que venirse con nosotros, especialmente si era la hermana de Shola. Me sorprendió mucho, ya que yo fui la primera en proponer adoptar un perro, ¡pero dije que sí!

"Decidimos contratar a una compañía de transportes para traer a Cookie a Escocia, así que tuvimos que esperar unas semanas. Cookie llegó el 21 de marzo de 2016. Imaginad nuestra sorpresa cuando esperábamos un perro algo más grande, pero similar a Shola, y apareció Cookie, el doble de grande, pelo más áspero, cola corta y gruesa, más parecida al cuerpo de un pastor inglés con la cabeza de un terrier que a un cruce de terrier. Su cara se parece a la de Shola, pero ahí acaban las similitudes. Cookie es más pesada, más sólida y más deliberada en sus movimientos. Shola no para quieta y Cookie puede sentarse a tus pies o apoyar la cabeza en tu regazo. Ahora dudamos de que estén emparentadas, pero ya no importa. Estaban encantadas de conocerse. Shola tiene una compañera de juegos que que acepta sus payasadas y Cookie tiene una hermana adoptiva y un hogar con mucho amor y caricias cuando le apetecen. Seguimos aprendiendo a comunicarnos, porque lleva muy poco tiempo con nosotros, pero es muy inteligente y aprende muy rápido. También nos recuerda lo mucho que Shola ha avanzado en los siete meses que lleva con nosotros. ¡Estamos deseando ver los progresos de Cookie también!

"¿Qué es la magia de la que hablaba? Es ver a un perro aprender que está 'en casa' y que no va a tener que preocuparse de tener una cama cómoda y comida nutritiva cada día. Es verlo tumbarse en medio del salón, respirar profundamente y relajarse hasta caer dormido. Es verlo acercarse a tu silla, apoyar su cabeza en tu mano y mirarte con absoluta confianza, moviendo la cola tan rápido como pueden. Es ser bienvenido desde que te levantas por la mañana con una estampida de saltos y contoneos, colas que se agitan y besos de perro. Es dormir bien por la noche, sabiendo que aunque no puedes cambiar el mundo para los miles de perros que lo necesitan, has cambiado el mundo para dos de ellos.

"Si no tienes nuestra suerte ni no puedes adoptar ni siquiera un perro pequeño, considera hacer un donativo económico a Adana para ayudar a encontrar hogar y a cuidar de sus perros. Cualquier cantidad, especialmente si es de forma regular mensualmente, es una gran diferencia y permite a perros como Shola y Cookie encontrar sus hogares especiales. Tanto Shola como Cookie dicen '¡¡muchas gracias!!'"

Laurel Roberts
Newburgh, Scotland
March 24, 2016